¿Se puede dar clase de español en un bar? El poder de los Haikus

Posted by on feb 16, 2014 in Sin categoría | 1 comment

¿Se puede dar clase de español en un bar?  El poder de los Haikus

Cuando nos preguntan por nuestro método para enseñar español siempre pensamos eso de el movimiento se demuestra andando (que es gerundio). La verdad es que somos de los que preferimos la acción a una larga explicación, aunque en esta ocasión vamos a intentar contaros como, a veces, pueden surgir nuestras clases.

Uno de los recursos que nos gusta utilizar con nuestros alumnos son los haikus, poemas de origen japonés compuestos por 3 versos de 5, 7 y 5 sílabas respectivamente que Blyth describió como “una mera nada pero inolvidablemente significativa”. Los haikus generalmente tratan sobre la naturaleza, la vida cotidiana, las estaciones… Permiten mucha libertad poética pero a la vez son una buena excusa para practicar la escritura, las reglas ortográficas, las sílabas y la pronunciación de una forma artística y sencilla.

Así es que un viernes cualquiera, el equipo de Las Malas Lenguas nos reunimos en La Venencia, un bar muy especial para amantes del jerez. Quizá influenciados por Roberto que es un experto en cultura japonesa, nos pusimos a escribir haikus en las clásicas servilletas translúcidas (¿papel de arroz?) que ponen en los bares para que cuando la inspiración aparezca tengas algo donde escribir, porque está claro que para limpiarse las manos no sirven.

Como para nosotros cualquier excusa es buena para improvisar y poner a prueba nuestro método aprovechamos que la gran mayoría de los clientes del bar eran extranjeros para proponer una competición de haikus en español. Como un poderoso rumor el concurso se fue extendiendo mesa a mesa y las servilletas garabateadas fueron amontonándose en la nuestra. Los presentes dieron lo mejor de sí dado que el premio era una preciada y valiosa loncha de salchichón.

No os vamos a mentir, hubo que corregir algunos haikus, pero salieron cosas muy interesantes y cada participante aprendió algo nuevo. Finalmente se leyeron todas las servilletas. Tuvimos un ganador aclamado por el público y algunos finalistas. ¿Cuál pensáis que se llevó el cotizadísimo galardón?

“Al baño yo voy / porque muy sucio estoy / ¿Qué rascaré hoy?”

“La ciudad me vio, / mucho antes que yo fue. / Estoy perdida”

“Las tapas acá / el vino por venir ¡ya! / ¡Todos a brindar!”

“Yo de ciencias soy / ¿Qué es una sílaba? / Como cecina”

“Le Corbusier soy, / Ron Champ es mi obra fin / Delirio New York”

 

“Soy Almodóvar, / Decadencia sin tesón / Purpurina glam”

“Dictamen yo soy / pensamiento prefiero / ¡Elígeme ya!”

“¡Qué gran idea! / No hablar de trabajo / al ir al tajo”

Aquellos que buscáis nuevas formas de aprender en los bares madrileños estad atentos que el día menos pensado, repetimos.

haikus

468 ad

One Comment

  1. genial!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *