En la calle

Posted by on Sep 20, 2013 in Sin categoría | 0 comments

En la calle

Nuestras clases se desarrollan en el Hub de Madrid, pero nuestro método de enseñanza propone un permanente contacto con la calle. En los cursos de las Malas Lenguas no simulamos contextos de comunicación, no organizamos simulacros de la vida real en el aula. Para cumplir los objetivos comunicativos de cada bloque dentro del programa buscamos situaciones de interacción reales para que nuestros alumnos aprendan a desenvolverse frente a escenarios reales de interacción con Madrid y sus gentes promoviendo, además, un trato informal, sin jerarquías entre profesores y alumnos.

Por eso, nuestras clases se componen de dos elementos complementarios: en el aula trabajamos los objetivos lingüisticos de cada unidad, y en la última hora de clase cerramos los cuadernos e “invadimos” la calle. Así, nuestras actividades comunicativas se desarrollan en lugares tan emblemáticos del nuevo Madrid como el Mercado de San Fernando, la Casa Encendida o  los grupos de Consumo de Lavapiés, entre otros. Allí nuestros alumnos ponen en práctica las nociones aprendidas previamente en el aula y, de paso, se sumergen en la realidad social y urbana del Madrid de ahora, más allá de estereotipos y clichés turísticos.

Resaltamos el carácter  eminentemente participativo de  nuestra metodología. Nuestro propósito no es tanto enseñar una lengua como enseñar a interactuar,  a comprender y  hacerse  comprender en un contexto de  riqueza cultural tan grande como la  ciudad de Madrid. Creemos firmemente que eso no se consigue solo mediante el aprendizaje de las reglas del idioma,  sino que hay que adecuarse a una atmósfera, a un ambiente, en constante  cambio y transformación. Ambiente abierto a la propia  participación y a la voluntad de transformarlo de aquellos visitantes extranjeros que acaban de  llegar o llevan poco tiempo en Madrid. Para ello creemos necesario explorar, de la  mano de nuestros alumnos, la dimensión  cultural, social e incluso afectiva de los múltiples contextos comunicativos que proliferan en una ciudad tan viva como la nuestra.

468 ad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *